Practica 1.(Grupo 11)

El uso normativo de la lengua española en los medios de comunicación.

Los medios de comunicación son un importantísimo vehículo de cultura y de formación lingüística. Sus aciertos ayudan mucho en la propiedad del uso idiomático, pero los errores hacen daño a los usuarios y lectores. Hay que estar alertas para no cometer ciertos fallos, e intensificar la formación lingüística de los profesionales del ámbito de la comunicación social.

Son varias las opciones de consulta, tanto en formato texto como digital,  a las que puede recurrir todo comunicador para resolver cualquier duda (en su mayoría) que se le plantee a la hora de transformar la información recopilada y elaborar su noticia.

DICCIONARIO

La finalidad de un diccionario es definir el significado de las palabras y su uso, es una fuente de información para conocer la norma.

Hay que fiarse de ellos, pero si se tiene una información complementaria que lo desmiente se puede dudar. No es una ley universal ni una verdad absoluta, un diccionario solo orienta por lo que hay que tener una visión crítica.

Diccionario de la lengua española, de la RAE

Es el diccionario normativo del idioma español o castellano, elaborado por la Real Academia Española (RAE). Se considera el principal diccionario y autoridad de consulta del español. Incluye palabras de uso común extendido, al menos en un espacio característico de entre aquellos en los que se habla el español o castellano; además incluye numerosos arcaísmos y expresiones en desuso. Desde la 22.ª edición se ha aumentado el número de acepciones propias de los países hispanohablantes.

A menudo se abrevia en forma de siglas, DRAE —por Diccionario de la Real Academia Española—, aunque su nombre oficial, a partir de la 15.ª edición, sea Diccionario de la lengua española. La RAE lo denomina muchas veces «Diccionario usual».

Hasta la vigésima primera edición el soporte utilizado fue el papel. En esa edición, además de su edición tradicional como libro, fue editado en CD-ROM. Con la vigésima segunda edición se mantuvieron los dos formatos y además se hizo un nuevo aporte al introducir el diccionario en Internet y de acceso libre por parte de todos los usuarios.

Diccionario de uso del español, de María Moliner

El Diccionario de uso del español es una obra creada por la lexicógrafa española María Moliner a partir de 1962. Existen tres versiones.

En la primera versión, el propósito era tomar la definición de las palabras incluidas en el DRAE para reformarlas y mostrarlas en un modo más actual y rápido. Para ello no sigue el orden alfabético sino que se agrupan los términos etimológicamente.

En la segunda versión,  la Editorial Gredos tenía los derechos de publicación y en 1998 decide actualizar el diccionario. Para ello ordena alfabéticamente las palabras y modifica bastantes significados, tratando de renovar el contenido. Dichos cambios no sentaron bien a los familiares de María Moliner, que demandaron en varias ocasiones esta edición.

La tercera versión, publicada en 2007, según la propia editorial, esta versión se debe a un proceso de revisión y actualización, y a ciertos cambios formales que han permitido clarificar el texto y facilitar su consulta. Esta edición está también disponible en versión electrónica en un CD-ROM, incluyendo 7.700 entradas y 25.000 nuevos significados.

Habitualmente no se usa como diccionario enciclopédico, sino como referencia para escritores de todo tipo, por ejemplo escritores, periodistas, etc.

DICCIONARIO DE DUDAS

Los diccionarios de dudas son ejemplares basados en los principios teóricos del léxico cuya función es resolver las dudas de una lengua en es uso de la misma. Tales dudas ponen en aprietos incluso a los autores de este tipo de obras: si la materia en cada caso de duda es demasiado escueta, esa obra no sirve para nada, si por el contrario el autor tiene la intención de ser exhaustivo respondiendo todas las cuestiones, hasta las que aun no se realizaron, caerá en el fracaso absoluto ya que dicha obra no es posible.

Diccionario panhispánico de dudas, de la RAE

Este repertorio lo que pretende es ser un eficaz instrumento para todo aquel  interesado en mejorar su conocimiento y dominio de la lengua española. En él se responden a las dudas más habituales que plantea el uso del español en cada uno de los planos que pueden distinguirse en el análisis de los elementos lingüísticos: el fonográfico, pues resuelve dudas de tipo ortológico (sobre pronunciación) y ortográfico (sobre grafías, acentuación y puntuación); el morfológico, ya que orienta sobre las vacilaciones más frecuentes que se dan en el plano de la morfología nominal (plurales, femeninos y formas derivadas) y de la morfología verbal (formas de la conjugación); el sintáctico, al aclarar dudas sobre construcción y régimen, concordancia, forma y uso de locuciones, etc.; y el léxicosemántico,  pues en él se examinan y corrigen numerosas impropiedades léxicas, a la vez que se ofrece orientación sobre el uso de neologismos y extranjerismos. El Diccionario panhispánico de dudas es un diccionario normativo en la medida en que sus juicios y recomendaciones están basados en la norma que regula hoy el uso correcto de la lengua española.

Lo novedoso de esta obra es que para afrontar un número elevado de cuestiones se ha tenido en cuenta el español de América Latina. Aparecen normalizados temas centrales como el seseo —que con su predominio americano y peninsular meridional resulta mayoritario en el español— o el voseo(mayoritariamente argentino). El aspecto negativo de este diccionario es que solo tiene siete mil entradas como cantidad de dudas posibles, cuando el numero real es bastante mayor, son muchas las palabras que faltan aun teniendo los mismos derechos o por las mismas causas que aquellas que si  aparecen.

Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española, de Manuel Seco

El diccionario de dudas y dificultades es un repertorio que ayuda a la hora de realizar un uso correcto  del español. Registra acertadamente las vacilaciones, los neologismos no estabilizados, las dificultades de la morfología y sintaxis normales, los vulgarismos; y en cada caso da prudentes consejos con explicaciones que ayudan al correcto entendimiento del consultante. La documentación de usos extraños en textos literarios y periodísticos actuales es muy abundante, como prueba de ello podemos fijarnos en las tendencias que se están generando en el español de nuestros días.

MANUALES DE ESTILO

En los medios de comunicación, la lengua es muy importante, pero las guías de uso de los periodistas no son los diccionarios ni los tratados académicos, sino los libros o manuales de estilo. Es necesario agruparlos ya que su finalidad es normalizar el estilo y resolver las dudas más frecuentes.

Los manuales son puntos de referencia, no superan a las reglas de otras instituciones como la RAE (que incluyen diferentes autores e investigaciones). Casi todos los medios de comunicación han ido sacando sus propios libros de estilo, constatado así la existencia de dudas; son el medio para solucionarlas.

Actualmente, si comparamos los manuales de estilo, éstos ofrecen diferentes respuestas a un mismo planteamiento.

Manual de estilo del diario El País

En los años 80, El País creó su Libro de Estilo, de obligado cumplimiento por todos aquellos profesionales que participaran, directa o indirectamente, en el periódico. Se ha ido actualizando, con el objetivo de corregir carencias o incluir aspectos que la evolución de la publicación exigía. En el se plasma su línea editorial.

El libro consta de dos partes, por un lado reúne normas de redacción, preparación y presentación de contenidos, y por otro un diccionario de siglas, palabras dudosas o ambiguas y un gran número de expresiones extranjeras de uso general.

Manual de español urgente,  agencia EFE

El Manual de Español Urgente, que va ya por su 18.ª edición, nació de la mano de la Agencia Efe la cual trata de conseguir un equilibrio entre un español vivo y una lengua libre de extranjerismos superfluos y de usos empobrecedores.

En el se pueden consultar tanto neologismos como antropónimos, topónimos, gentilicios, transcripciones, traducciones, barbarismos, abreviaturas y usos erróneos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: